TODO LO QUE SIENTO Y PIENSO CUANDO DIGO EN NADA

13.00

PILAR MARÍN (Autora)

Nació un caluroso 30 de julio de 1974 en Zaragoza, un mes antes de lo previsto. Y la verdad, no entiende tantas prisas por salir cuando siempre ha pecado de casera, pensar demasiado y ser poco decidida.

Habladora empedernida, pero con cautela, mesura y en exceso reflexiva.

Lleva escribiendo desde hace mucho tiempo. Solo que era para ella. Sus momentos a solas consigo misma. Optó por “Letras”, aunque reconoce me gustaban más las Ciencias. Peeero… peca de abstracta y tenían sus discrepancias. En el instituto obtuvo un primer y segundo premio durante dos años consecutivos en el apartado de prosa narrativa. Siguió así. Escribiendo para ella.

No es una estudiosa de la Literatura ni mucho menos. Más bien lo suyo es una necesidad de expresar, vaciar y conectar con las emociones más grandes partiendo de lo sencillo o lo más simple: observando a las personas desde su lado más humano y natural, o simplemente escuchando la letra de alguna canción.

Es una de esas rara avis a las que le gusta escuchar a las personas. Empática hasta la médula; diría que por castigo. Una soñadora romántica, como dice alguien por ahí, que quizás ha nacido en la época equivocada. Le encantan los animales, cantar y bailar a escondidas, el café con leche, chocolate negro, cocinar…

En su cabeza siempre hay turbulencias pero en el fondo es sencilla, aunque coqueta, y procura adaptarse al medio.

Se dedica a los suyos. Ha tenido la gran suerte de ser “SOLO” una simple ama de casa.

 

Descripción

La sencilla ama de casa puede tener una mente muy activa no solo para organizar el planning del menú semanal, hacer la compra, lavar, planchar, cocinar y llevar/traer hijos al colegio y a sus diversas actividades. Somos mujeres capaces de sentirnos vivas entre los «fogones» y las tareas domésticas. Con su lado maternal, por supuesto, pero también sueños, necesidades y vivencias de todo tipo. Desde las más cálidas a las más físicas. Desde la preocupación por el futuro de la familia, partiendo de su vertiente más sensible y altruista, hasta, por qué no, esa otra cara encubierta, con su ángulo más sensual y sexual (cuya supervivencia parece del todo incompatible entre prisas, rutinas, moños desgreñados hechos a contrarreloj, el eterno delantal como uniforme y la escoba en ristre).

Estos escritos pueden resultar ingenuos, metafóricos, pero hacen llamamiento a un Modus Vivendi más emocional o a mostrar nuestras facetas ocultas, pasionales, sensuales, e incluso eróticas, sin tapujos.

Así pues, este libro comprende todos mis pensamientos y reflexiones cuando me ven distraída y me preguntan: “¿En qué piensas?”. Y yo contesto: «En nada», mientras hago camas, preparo almuerzos, en el secador de la peluquería…

«Es todo lo que siento y pienso cuando digo que no pienso… en NADA».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top
0