EN AUSENCIA DE DIOS

19.00

La muerte de Román Pinario, un viejo novelista al que ha conocido en circunstancias providenciales en un lugar insólito, es la señal para que la escritora frustrada (fracasada) por el fracaso (batacazo) de sus primeras obras se disponga a recordar lo que hubiese preferido olvidar.
«Son la llave para abrir su corazón y que todo cuanto alberga y cree adormecido se le manifieste sin reservas», le dijo, y añadió: «ella lo necesita, sólo así le sobrevendrán todas las palabras y las emociones, y los recuerdos le aflorarán sin cortapisas». Tenía que disponer de todo lo que él quería que yo utilizara para cumplir con el cometido que me había impuesto, más bien una sugerencia, una encomienda, casi una súplica. Yo, sin embargo, me sentí obligada, casi impelida aun sin necesidad de recibir orden alguna. Lo tomé como un mandato que parecía haber estado dispuesto desde siempre para mí, esperándome, y debía acatarlo y seguirlo con la misma naturalidad con que me había llegado. Naturalidad, sí, lo supe después, cuando entendí que todo había llegado hasta mí deslizándose de un modo inquietante.
¿Estaba todo dispuesto? Él se lo había dicho y entonces no lo entendió, al principio, cuando debió sobreponerse a la impresión que le produjo la primera pregunta que le hizo el viejo novelista en su casa, junto al mar: «¿Crees en el Demonio?».

Descripción

EN AUSENCIA DE DIOS
Autora: Begoña Abraldes

Begoña Abraldes abandonó el periodismo deportivo para escribir ficción y desde la aparición de El cortejo de las lágrimas grises, una novela que narra el regreso de Estibaliz a casa coincidiendo con el secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco, ha publicado El aliento del lobo y El año de la niebla, además de Amados olvidados, que constituye casi un testamento profesional, por el que desfilan algunos de los personajes más famosos e influyentes con los que coincidió en su etapa profesional, que se fueron quedando atrás y se convirtieron en una sombra, apenas un recuerdo en casi todos quienes los conocieron. Ha colaborado, además, en alguna antología de relatos como la Nueva carta sobre el comercio de libros, y Un sueño dentro de un sueño, homenaje a Edgar A. Poe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top
0