Posted on

Marion Bugarach (María del Carmen Fandos Jiménez)

Marion Bugarach.

Nací en Barcelona, el primer día de otoño.

Mi madre era modista y mi padre impresor, crecí rodeada de telas de colores, papel y tinta. Supe elegir bien a la familia, pues nunca me faltó la materia prima.

Desde muy pequeña sentí gran atracción por el cosmos, las estrellas y los planetas. Mi deseo más ferviente era controlar la dimensión del tiempo y viajar a través de él.

¡Deja de fantasear! ¡Deja de soñar! ¡Pon los pies en el suelo! Esas eran las frases que más escuché durante mi infancia y que aun continúo escuchando.

Era experta en pareidólias, podía detectar todos los mundos y personajes que me rodeaban camuflados en paredes, manchas, pliegues, sombras y nubes… Y como esos lugares eran mucho más interesantes que los que me ofrecían los amigos o la familia; los empecé a escribir.

Me construía libros de tapa dura y páginas en blanco en la imprenta de mi padre y allí escribía mis historias, quiero decir que esos momentos, delante del papel en blanco los recuerdo como lo más emocionante de mi vida.

Y fue mi abuelo, un vallisoletano ilustre, gran lector y aún mejor narrador, quien me abrió grandes horizontes, contándome historias en primera persona. Luego cuando fui creciendo, descubrí que todos esos lugares preciosos y personajes curiosos eran los protagonistas de las más bellas historias de la literatura clásica española, inglesa y sufí.

Estudié bellas artes, narrativa y cuentos, audiovisuales y guion.

Me fascina la historia antigua, la botánica y las plantas medicinales.  La música es la pista de despegue de mis novelas.

Actualmente trabajo en una escuela impartiendo clases de arte a niños y niñas. Y a día de hoy todos los viernes con mis alumnos hacemos taller de cuentos. A veces les narro historias, a veces ellos las leen o las escriben.

Soy profesora de literatura fantástica, una asignatura que me inventé mientras daba clases de arte y que a día de hoy me ha llevado a publicar en papel todas esas historias que durante  años he estado narrando a tantas niñas y niños.

Deja una respuesta